Fisioterapia
  • Register

¡Cómo es el lenguaje! ¡Cómo es la comunicación! Se coloca una palabra en el sitio justo y se enciende la bombilla (en este caso, mi bombilla, encendida estoy, lo advierto). Este finde he tenido el gustazo de asistir a una jornada que organizaba el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Cataluña sobre Fisioterapia y TIC 2.0 (era la quinta, tiene algo de historia). He acompañado a mi amigo Juan Antonio quien había sido invitado para exponer una de las ponencias (por cierto, fantástica. Él en su blog ya ha hecho un resumen ). Me apetecía estar a su lado “físico”. Podría haber estado a su lado “virtual” porque la jornada se emitía vía streaming (ya la secretaria se extrañó y me preguntó, ¿sabes que puedes ver la jornada sentada en tu sillón favorito, tomándote algo, con tu tableta al lado? Ya lo sé, no me lo preguntó exactamente así, lo adorno yo un poquito, me encanta adornar). El decidirme por lo primero me ha aportado sorpresas muy agradables (me acuerdo de Rubén Blades). Visitar Barcelona por segunda vez y evocar los recuerdos de la primera (inolvidable), reencontrarme con personas que refrescan mi memoria de sonrisas. Encontrarme con personas que me hacen pasar un rato agradable. Conocer un poco la organización de un colegio diferente al mío, su sede, su estructura, sus personas, su futuro. Escuchar, reflexionar, ver, fotografiar, sintetizar y tuitear seis ponencias superinteresantes (¿el verbo tuitear es transitivo o intransitivo?, si sois de Twitter podéis seguir el hashtag #colficat20. Creo que he entrenado mis habilidades cognitivas, ahora no sé si eso hace más lista, ¡ufff! lo del concepto de inteligencia es demasiado complejo…) Resumir las ponencias sería imposible aquí, pero podéis verlas si os apetece pronto. Lo que sí me apetecería contaros son las palabras que han llamado mi atención en esta jornada (no siguen el orden de aparición ni de importancia): estima (estima l´aigua, no me dice lo mismo que ahorra agua), patoanatómico (podemos utilizar herramientas de evaluación con otro fin), plausibilidad (si le añadimos biológica, existencia de un mecanismo biológico plausible que explique la relación causa-efecto), mayor (no me dice lo mismo que viejo), complejidad (el todo es más que la suma de las partes, me suena mucho, he leído algo sobre la teoría del caos y la complejidad, me quedo con esta frase “ la naturaleza nos enseña que el éxito viene tanto de la estabilidad como la inestabilidad”), honestidad (preciosidad de palabra), informacional (referido a las competencias, hay que añadirlas a la futura orden que establezca los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta), gurú (los gurúes son objeto de una profunda veneración, ¿o no?, ¡ah, que era falso!), informal (ésta me encanta, no sé muy bien por qué), zorro (metáforas, ¡como molan!, también erizo), human (en inglés, ¡es de una sonoridad!), solución (como respuesta, no como fin), compañera (compartir es vivir), aprendizaje (magnífico que nuestras vías sinápticas sigan currando), información (me viene a la mente la organización virtual que se caracteriza por la eliminación de componentes temporales, físicos y jerárquicos), salud (como concepto que evoluciona) y crowd (multitud, grupo grande).Me acabo de dar cuenta de que no hay ninguna palabra en mi lista de las nacidas en el mundo 2.0 (piensa Gema…. Ya está).La última palabra de la lista va a ser selfie, pero a esta la voy a acompañar con una imagen. De las imágenes hablamos otro día.

 

 

Tenemos un trabajo maravilloso. Cuando conseguimos que un paciente sonría y se lo pase bien mientras trabaja, ¡siento algo tan gratificante! Cuando conseguimos que el paciente haga algún movimiento que pensaba imposible, celebro una fiesta en mi cerebro..... Una fiesta donde le invito. Refuerzo positivo a tope y ¡venga otra vez! Insisto, repito, y vuelvo a repetir. Mis mejores herramientas educativas son, de momento, mis manos y mi voz ¡Venga, ánimo! Insisto y hago el camino mas fácil, estímulo al organismo para que me de una respuesta. Las repuestas que consigo son numerosas.... Un movimiento, una sensación, una sonrisa, una lágrima, una posición , un gesto, una palabra. Y venga, le someto a examen y compruebo si ha aprendido y evalúo su capacidad de aprendizaje más rápida o más lenta, lo hago de forma cuantitativa pero también de cualitativa, ¡bien! o ¡regu!, mal nunca, soy yo quien le enseño... No conozco ningún logro en aprendizaje sin esfuerzo. Claro que el esfuerzo me puede gustar y mucho. Dependerá de nuestra motivación, la de él y la mía. Para motivarme yo veo vídeos, ¡hay gente tan maravillosa! Luego me someto a prueba, una bien sencilla, ¿me he cansado como él? ¡ Pero estoy tan contenta! Debemos trabajar en ventaja biomecánica cuando hablo de aprendizaje motor, de lo fácil a lo menos fácil y siempre será fácil . Fácil, fácil, esto les sonara a los que conocen la técnica Alexander, que por cierto no me la mostró un fisioterapeuta, lo hizo la profesora de música de mi hija y mi curiosidad me llevó a buscar en Google ( ¡lo que ha hecho Google por mi!), echad un vistazo http://tecnicaalexander.es Eso de enseñar a movernos de forma fácil fuera de los hospitales o entornos sanitarios lo hacen muy bien personas que no tienen que ver con nuestra bonita profesión, creo que nosotros también podríamos hacerlo tan bien como ellos. Voy a ampliar mi foco, a ver si alcanzo y doy un poco más de luz, sin pasarme que ya lo decían mis abuelas quien mucho abarca poco aprieta. ¡Que me voy.....! La progresión y la secuencia de mi intervención educativa motora debe dejar huella terapéutica si quiero conseguir resultados y voy a poner al principio facilidades. Si tengo que cambiar la silla donde se sienta o cambiar la orientación de su cama, o adecuarle un asiento o ponerle marcas en el suelo, en la pared o en su cuerpo, pues lo hago. El caso es dejar pistillas de mi presencia, que el fisioterapeuta se note. Que seamos como una fragancia de las buenas, ¿aquí ha estado Gema? Y no, no es por darme importancia, es que quiero que él se acuerde de lo que le he dicho y de lo que le he hecho todo el rato, y no me evapore en cuanto me alejo diez metros. Hablo en masculino porque escribo este post poniéndole cara a ese paciente, y se trata de un hombre joven, pero con las mujeres también funciona y con los niños y con los mayores. ¡Qué gustazo! ¡Qué buen sabor de boca!

Imagen tomada de: https://lifeisaminestrone.wordpress.com/tag/brain-cake/

 

El viernes pasado asistí al III Congreso Internacional de Fisioterapia y Dolor, organizado por el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía y la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor en el Centro Andaluz de Estudios Empresariales S.A . Cuando una acude a este tipo de eventos las expectativas son numerosas: nuevas experiencias personales, adquirir nuevos conocimientos para su aplicación futura, mejorar mis relaciones con los colegas, abrir mi visión de mercado, conocer a estrellas de la Fisioterapia, desvirtualizar a los tuiteros, dar una vuelta junto al río Guadalquivir...

Cuando te sitúas en el escenario te sientes algo apabullada por algunos de los brillantes ponentes que, por supuesto, hablan en inglés y por una traducción realizada por personas alejadas de la fisioterapia, que te hace prestar demasiada atención para llegar a la comprensión plena. Pero después de un periodo de aclimatación, te vas integrando en la atmósfera de glamour científico y te das cuenta de muchas cosas. Quiero resumir algunos de mis pensamientos conscientes de estos dos días, no sin antes decir que el título de esta entrada me lo brindó Rafael Torres Cueco, presidente de la SEFID.  Me pareció poético hablar de dolor y de pasión por el dolor en Andalucía. Hablo conmigo misma:

  1. Tienes que mejorar algunas de tus competencias específicas. Comunicarme de modo efectivo y claro con los profesionales INTERNACIONALES. Podría seguir en Twitter a colegas fisioterapeutas internacionales y utilizar una red social para mejorar mi inglés, por ejemplo www.busuu.com/es/ . La pasión por el dolor de algunos de los ponentes no es compartida con la pasión por el Twitter de una gran parte del público. 
  2. Añade a tu biblioteca algunos de los libros que más han nombrado en el congreso. Para empezar “ Explicando el Dolor" de David S. Butler y G. Lorimer Moseley.  Le va a seguir alguno de Louis Gifford de la serie Topical Issues in Pain. Hay más, como siempre.
  3. Tengo que refrescar mis conocimientos sobre receptores nociceptivos, transducción sensorial, transmisión de la información sensorial al sistema nervioso central, el procesamiento de la información sensorial y la modulación de la percepción del dolor. Repasar la teoría del control de entrada del dolor. Repasar las vías descendentes de modulación de la información nociceptiva y lo que pasa con los péptidos opioides. Aquel libro que tengo, Fundamentos de Psicobiología, me podría ayudar.
  4. Tengo claro el modelo biopsicosocial y las nuevas propuestas del modelo de miedo-evitación del dolor. Este modelo es compartido por distintos profesionales sanitarios. Dentro de este modelo debo distinguirme del resto de profesionales. Soy fisioterapeuta.

Como profesionales sanitarios podemos lanzar "bombas". Debemos comportarnos con cierta cautela si no queremos que estas bombas exploten. En mi contexto profesional cuando hablo de bombas me refiero a SUBJETIVIDAD Y/O INCERTIDUMBRE Y/O FALTA DE GRADUACIÓN Y/O DESCONOCIMIENTO.

Es difícil ser objetivo cuando los síntomas y signos del paciente no se pueden relacionar con ninguna patología orgánica. Es complicado ser objetivo cuando no se sabe cómo evolucionan con total exactitud ciertas manifestaciones clínicas. Es complejo elegir cuando hay más de una opción terapéutica. Es fácil crear incertidumbre en este ambiente. No obstante parece claro que si estás probando con tu intervención porque realmente no sabes si es mejor intervenir o no (ni lo sabe nadie), todos los personajes del escenario clínico deberían no perder el hilo de la historia y saber que lo que hacen es una PRUEBA.

Cuando se nos olvida GRADUAR una etiqueta diagnóstica podemos crear cierta confusión en algunos pacientes. Si las etiquetas tienen muchas connotaciones culturales negativas, el batiburrillo podría ser notable. Es interesante, en mi opinión, numerar o adjetivar la etiqueta creando un marco más realista y más sencillo de manejar eligiendo, por ejemplo, una dosis más ajustada ¿ Y si utilizásemos fórmulas?

La ciencia de la Fisioterapia responde a preguntas hoy que ayer desconocíamos. Por ejemplo, hoy sabemos que realizar una técnica respiratoria de clapping no despega moco y hace unos años nuestro paciente se llevaba unas cuantas palmaditas en aras de limpiar su pulmón . Puede que algunas etiquetas de las que utilizamos sean cajones de sastre para las que nuestra ciencia aún no tiene respuesta. Seamos consecuentes. 

Cuando hemos colocado una de estas bombas en el cerebro de algunos pacientes, solo hace falta que cualquiera encienda la mecha para que la bomba explote. (Me explico) En algunos cerebros más alarmados basta un simple comentario sin fundamento, escúchese "no vas a poder correr" para poner en marcha circuitos que despierten otros síntomas que dificultan la curación. Cuidemos nuestro lenguaje clínico y escuchemos todos los síntomas. Quizás la bomba no estalle.

No solo debemos tener cuidado en no lanzar bombas sino también en no fabricarlas. Pero la fabricación de ciertas bombas la dejaremos para una próxima visita...

 

Las emociones son procesos psicológicos que nos ayudan a sobrevivir. Nos preparan para adaptarnos y responder al entorno. Con esta entrada pretendo recopilar lo que para mí deben ser los conocimientos básicos de un fisioterapeuta sobre las emociones, vamos a ver si lo consigo:

- Intenta describir lo que es una emoción, ¿a qué no es fácil? Las emociones son procesos psicológicos complejos y difíciles de explicar.

- Con ciertas reservas, como casi siempre, parece que hay cuatro elementos presentes en las emociones. Hay cambios fisiolólogicos: si me emociono el corazón me puede ir a mil o me puedo poner roja o el vello se me eriza o la adrenalina se dispara o se me bloquea la mente. Aunque cada emoción parece tener su propio modo de reacción, la reacción que "se nota" es la que tiene una relevancia adicional porque comunica mi estado emocional. Parece que la comunicación entre fisioterapeuta y paciente debe ser eficaz para lograr resultados terapéuticos. Debemos estar atentos a las emociones que "se notan" en la cara, en el cuerpo o la entonación  de nuestros pacientes. Hay un afrontamiento que incluye acciones. La agresión, la evitación, la adopción de una postura corporal son respuestas posibles, ¿te ha agredido alguna vez un paciente? Hay una experiencia subjetiva de la emoción, la gente experimenta su emoción, experimentan el miedo o la alegría, el paciente experimenta emociones.  Una misma situación puede provocar distintas emociones en distintas personas, parece que hay una valoración o proceso cognitivo de la situación. No todos los pacientes experimentan lo mismo. 

- La emoción más estudiada es el miedo, que se encuentra dentro de la familia de emociones primarias (sorpresa, asco, alegría, tristeza e ira). Cada una de estas emociones primarias se corresponde con una función adaptativa. La función adaptativa de la sorpresa es la exploración, la del asco es el rechazo, la de la alegría, la afiliación, la del miedo, la protección, la de la ira, la autodefensa y la de la tristeza, la reintegración. Un niño de seis meses ha desarrollado las emociones primarias, ¿tratas a bebés?. Existe otro grupo de emociones que emergen más tarde, fruto de la maduración y de los procesos sociales, ¿tratas a niños? La mayoría de los autores sitúan la aparición de las emociones secundarias o emociones sociales (culpa, vergüenza, orgullo, celos) en torno a los dos años y medio o tres años de edad.

- La emoción se investiga. Un proceso psicológico complejo se somete al método científico. Esto me empuja como fisioterapeuta a investigar. Una de las aportaciones proviene de los estudios en pacientes con lesiones cerebrales. ¿Tratas a pacientes con daño cerebral? La percepción, la atención, el aprendizaje, el recuerdo y los juicios que hacemos sobre los acontecimientos cotidianos pueden estar muy influenciados por los estados de ánimo que sentimos cuando tienen lugar estos procesos cognitivos. A nuestros pacientes les pedimos que aprendan, que estén atentos y que perciban.

- Bajo un estado de ánimo positivo generamos soluciones más creativas e innovadoras ante situaciones- problema. Ya hemos hablado de la importancia de ser creativos en nuestra profesión.

- Según Darwin, la expresión emocional facial es universal y casi todos ponemos la misma cara de asco ante algo asqueroso o la misma cara de miedo cuando algo nos asusta. ¿Qué le pasa a la niña de la foto?

 

 

Creo que esto es lo mínimo, auque como siempre HAY MUCHO MÁS 

 

Dentro de las competencias transversales genéricas sistémicas que debe adquir un Graduado en Fisioterapia está la creatividad (http://www.aneca.es/var/media/150428/libroblanco_jun05_fisioterapia.pdf). Tenía una entrada pendiente sobre el tema y el pasado lunes después de ver el nuevo espéctaculo navideño en el teatro Circo Price ha llegado el momento. He tenido la suerte de ver el espectáculo durante tres años consecutivos. Los artistas brindan al público cada año nuevos y sorprendentes números circenses, mezclando distintas disciplinas y utilizando objetos novedosos en una pista de circo. La comunicación con el espectador es total y consiguen cada año ponerme una sonrisa, dejarme con la boca abierta y emocionarme a partes iguales durante toda la función. Son, sin duda, muy creativos. Quizás, la creatividad asociada al arte nos es más familiar, pero los científicos también deben ser creativos.

La creatividad es la habilidad para producir ideas originales y útiles. La creatividad puede conducir a nuevos descubrimientos científicos, nuevos movimientos artísticos y nuevas invenciones. La creación de nuevos productos y servicios mejora la calidad de vida. Puede ayudarnos a solucionar problemas en el trabajo y en la vida cotidiana.

Parece ser que todos nacemos con un potencial creativo que podemos entrenar y desarrollar si nos rodeamos de un entorno favorable y utilizando más un tipo de pensamiento. El que debemos fomentar es el pensamiento divergente. En éste, se parte de un estímulo (objeto, idea, etc.) y se producen múltiples posibilidades a partir de él. Por ejemplo, en un test de pensamiento divergente el sujeto debe pensar en el mayor número posible de usos para, por ejemplo, un vaso.

Como docente me interesa realizar ejercicios que fomenten la creatividad entre los estudiantes. Aquí os presento algunos ejemplos:

- Fisio-relato con diez palabras, http://www.gemagallardo.es/fisioterapia/7-fisio-relato-con-diez-palabras

- Diaporama, http://www.youtube.com/watch?v=s1HIkJTKa8M

- Vídeo educativo, http://www.youtube.com/watch?v=Mf11FadaT-w

- Vídeo educativo, http://www.youtube.com/watch?v=pzWviPnjaIU

- Vídeo original http://www.youtube.com/watch?v=deXLMGfSo8k

Intentaremos seguir moldeando nuestros cerebros, haciéndonos cada vez más CREATIVOS para abrir nuevos caminos para nuestra profesión: FISIOTERAPIA.

 

El pasado viernes, celebramos la 3ª Jornada Interhospitalaria de Fisioterapia en el Hospital de Fuenlabrada.

Dos peticiones de sendos ponentes llamaron poderosamente mi atención. Uno de ellos me pedía hacer una reflexión tras la jornada y otro me animaba a hacer lo que más me guste a nivel laboral (y, por supuesto, a nivel personal).

He mezclado los dos conceptos, y ahí os dejo mi reflexión:

Me gusta jugar con el tiempo y mezclar pasado y presente y presente y futuro...

Me gusta mezclar emoción y cognición, y alegría con aprendizaje y color con ideas...

Me gusta comunicarme con la palabra, con la imagen, con mis iguales y con mis distintos...

Me gusta ser científica pero también instintiva...

Me gusta contar con la gente que comparte, que experimenta, que va y ve más allá, que aporta, que colabora, que construye, que sonríe...

Me gustan las oportunidades...

Me gusta lograr resultados, ganar tiempo, evolucionar...

Creo que todo esto lo consigo especialmente, una vez al año, cuando en mi lugar de trabajo, nos juntamos un grupo de personas que aprenden Fisioterapia cada día y que quieren que una vez al año, celebremos un encuentro, donde todo lo que me gusta sea posible.

Gracias a los que hacen que, simplemente, disfrute.

www.jornadasdefisioterapia.info



 

La semana pasada tuve la oportunidad de realizar un curso, cuyo título era "Dolor y movimiento". El docente del curso era Arturo Goicoechea, neurólogo jubilado en el campo asistencial pero activo en el arte de compartir conocimiento. Si visitamos su blog, una de las frases que acompaña su cabezera es "know pain, no pain". Los juegos de palabras me gustan. Los eslóganes son fórmulas breves y llamativas que se utilizan en publicidad y propaganda. La publicidad es una forma de comunicación comercial que intenta incrementar el consumo de un producto. Esta forma de comunicación es también utilizada por los profesionales de la salud para tratar de convencer a "su público". Lo que nos diferencia del resto de "creativos" es que debemos fundamentar nuestros eslóganes en la ciencia, si no lo hacemos, pecaremos de charlatanes y la comunidad científica no dará valor a nuestro producto. Pero los profesionales sanitarios también somos individuos que viven en una cultura y este entorno nos somete a unas presiones de categorización. El propio Arturo Goicoechea nos categoriza en una de las entradas de su blog y habla de fisios con cerebro y fisios sin cerebro utilizando un juego de palabras para introducir el tema de la función evaluativa del cerebro.

Las diferencias individuales hacen que vivamos el dolor de formas muy distintas y eso hace también que el abordaje de ese fenómeno complejo deba ser diferente. La investigación muestra que existen individuos más proclives a la percepción de amenaza y daño. Arturo Goicochea defiende que la educación del paciente con dolor crónico puede ser una herramienta más para las personas que lo padecen. Él y un grupo de profesionales trabajan con grupos de pacientes con migraña y su experiencia es positiva, pero no deja de ser un experimento en fase de prueba, del que todavía no tenemos datos concluyentes. Tampoco se conocen muchos de los procesos corticales de la experiencia "dolor". 

Su experiencia suma un punto de visión más, al que sin duda, nos agregaremos. Formar un grupo de pacientes, considerando las ventajas del mismo, apelando a la valoración cognitiva del "individuocerebro" (lo siento, yo no lo puedo separar) y hacer nuestras técnicas más integrales, dándole al cerebro lo que es de él, no deja de ser algo que hacen las demás disciplinas científicas.

Si habéis llegado hasta aquí, ahora comprendéreis el título de esta entrada. Quizás, a algunos de nuestros pacientes les gustaría ser como el espantapájaros de la maravillosa película "El Mago de Oz", al menos, en ocasiones.

http://www.youtube.com/watch?v=nauLgZISozs

Hoy releyendo algunos de los capítulos del libro Fundamentos de fisiología de la conducta de Neil R. Carlson con la intención de hacer una entrada sobre aprendizaje, he sido consciente de la importancia de esta materia para un fisioterapeuta.

En la introducción del libro se lanza una pregunta: ¿llegará el cerebro humano a comprender su verdadero funcionamiento? En este momento, los científicos están lejos de contestar a la pregunta ya que el sistema nervioso sigue planteándo dudas. Tratando de explicar la consciencia humana, presenta un caso clínico: señora que ha sufrido un ictus en la parte posterior del lado derecho del cerebro y presenta una negligencia unilateral. Como nosotros tratamos a pacientes que sufren ictus, merece la pena detenernos en este fenómeno. La negligencia unilateral se debe al daño de una región concreta del lado derecho del cerebro: la corteza del lóbulo parietal. Debemos saber que el lóbulo parietal recibe información de forma directa de la piel, músculos, articulaciones, órganos internos y parte del oído interno relacionado con el equilibrio y de forma indirecta información auditiva y visual. ¿Cuál es la función más importante del lóbulo parietal? Parece ser que integra información sobre movimientos y localización de partes del cuerpo con la localización de los objetos en el espacio que nos rodea. La corteza parietal izquierda se ocupa de la posición de las partes del cuerpo y la derecha, del espacio tridimensional que hay alrededor del cuerpo y lo que contiene dicho espacio. ¿Y en qué se traduce este fenómeno? El paciente no presta atención al lado izquierdo del mundo y de su propio cuerpo. Ejemplos que ilustra el capítulo son llamativos: una mujer puede maquillarse sólo el lado derecho de la cara, o pueden dibujar una margarita con los pétalos solo a la derecha. Lo más llamativo del fenómeno es que en condiciones adecuadas el paciente puede ver lo que está localizado a su izquierda o decir si le tocan el brazo izquierdo, pero es como si no fueran conscientes de su lado izquierdo por falta de atención. La consciencia es el hecho de que los seres humanos nos damos cuenta y podemos hablar a otros de nuestros pensamientos, percepciones, recuerdos y sentimientos. 

Nosotros como fisioterapeutas trabajamos con percepciones sensitivas y motoras. Cuando queremos estimular esta zona del sistema nervioso (lóbulo parietal derecho), debemos:

- Hacer que el paciente preste atención al lado izquierdo del mundo y a su propio lado izquierdo aunque diga no ser consciente.

- Estimular todo aquello que mande información al lóbulo parietal.

- No solo tener en cuenta el lado izquierdo del paciente sino el espacio tridimensional que le rodea y los objetos que éste contiene.


En la práctica no existe negligencia derecha (es muy leve, temporal y díficil de detectar). ¿Por qué? Se desconoce. Para el autor es fundamental conocer mucho más sobre los mecanismos cerebrales de la atención. Lo que es indiscutible es que los fisioterapeutas debemos trabajar con la atención.

Intentando comprender la consciencia, el autor también nos habla de la operación de cerebro escindido que consiste en una neurocirugía donde el cirujano secciona el cuerpo calloso, que conecta los dos hemisferios cerebrales. Esta intervención se realiza en algunos casos de epilepsia. Los efectos de esta intervención nos ayudan a contestar a la pregunta ¿cuándo somos conscientes de algo? Parece que llegamos a ser conscientes de algo solo si la información sobre ello puede alcanzar las regiones del cerebro responsables de la comunicación verbal, que se localizan en el hemisferio izquierdo. Tratamos a pacientes con daño en esta región.

Los fisioterapeutas trabajamos principalmente con el movimiento, pero debemos trabajar también con la consciencia del movimiento. Sé que muchos fisioterapeutas trabajan con métodos que tienen en cuenta esta idea de darnos cuenta del movimiento y ser conscientes del mismo. Mi objetivo con esta entrada es que no dejemos de ser conscientes del porqué.

 

Ayer estuve leyendo acerca de cómo se realiza una investigación en Fisioterapia utilizando encuestas (realizo una serie de artículos sobre el tema en www.fisioeducacion.net, que aprovechando la ocasión, os invito a visitar). Como me gusta utilizar ejemplos que ayuden a comprender ciertos conceptos, pensé en una situación que escenificase una posible investigación utilizando encuestas. Se me ocurrió comparar dos formas de trabajo en unidades o centros de Fisioterapia y relacionar la forma de trabajar con los resultados obtenidos. Se compararían unidades o centros de fisioterapia donde se trabaja en equipo y unidades o centros donde el trabajo en equipo brilla por su ausencia. Como en este tipo de investigación se trata de no manipular variables, sino estudiar sobre la realidad ya construida, deberíamos tener claro cuáles son las unidades o centros donde el trabajo en equipo es un hecho y no una frase escrita en los principios básicos de la institución de turno. Después de plantear el ejemplo, pensé: "¿en mi centro de trabajo, se trabaja en equipo?" e inevitablemente segundos después, la pregunta clave: "¿pero, sabes cómo se trabaja en equipo?" Y... si no tengo claro en qué consiste el trabajo en equipo o qué es un equipo de trabajo, llego pronto a la primera conclusión: yo no soy miembro de un equipo de trabajo sino de un grupo de trabajo. En un grupo de trabajo cada persona responde individualmente, sus miembros tienen una formación similar y realizan el mismo tipo de trabajo aunque cada persona tiene una manera particular de trabajar. 

El trabajo en equipo implica un grupo de personas trabajando de manera coordinada en la ejecución de un PROYECTO. No es simplemente la suma de aportaciones individuales. Merece la pena que nos detengamos en el concepto de proyecto antes de continuar. Un proyecto es una planificación que consiste en un conjunto de actividades que se encuentran interrelacionadas y coordinadas. La razón de un proyecto es alcanzar objetivos específicos dentro de los límites que imponen un presupuesto, calidades establecidas previamente y un lapso de tiempo previamente definido. Surge como una respuesta a una necesidad, acorde con la visión de la organización, aunque ésta puede desviarse en función del interés. El proyecto finaliza cuando se obtiene el resultado deseado y se colapsa cuando desaparece la necesidad inicial o se agotan los recursos disponibles. Este esfuerzo planificado, temporal y único que es el proyecto, se realiza para crear productos o servicios únicos que agreguen valor o provoquen un cambio beneficioso. Si trabajamos en base a procesos, creamos los mismos productos o servicios una y otra vez. Segunda conclusión: Yo no trabajo por proyectos sino que lo hago por procesos.